ejemplos de verbos regulares y irregulares

Los verbos regulares son aquellos que en su conjugación no cambian su lexema, es decir la raíz de la palabra que es la que le a significado cualquiera sea el tiempo, modo y persona que realiza la acción. Un ejemplo es “Amar”, dado que se conjuga en: amo, amé, amará, amaría, amarían, etc… siempre manteniendo su raíz.

Ejemplos de verbos regulares
Saltar, contestar, temer, partir,

Los verbos irregulares son aquellos que tienen conjugaciones según el tiempo o modo que se les aplique. El verbo sufre cambios en el paradigma cambiando la palabra. Generalmente, los verbos irregulares no siguen las mismas reglas de conjugación que la mayoría de los verbos.

Los verbos pueden ser irregulares en estas dos situaciones:

  • Alternancia fonética: Las modificaciones fonéticas se realizan en ciertas formas, dividiéndose a su vez en:

Alternancias vocálicas: e/i: pedir/pido; e/ie: acertar/acierto; o/ue: poder/puedo; i/ie: adquirir/adquiero; o/u y u/ue: dormir/duermo/durmió
Alternancias consonánticas: g/e:hacer/hago; e/ez:parecer/parezco; n/ng: poner/pongo; l/lg/ld: salir/salgo/saldré, u/uy: diluir/diluyo, por citar unas cuantas.
Irregularidades mixtas, en que cambia no sólo la vocal sino también la consonante, como en saber/sepa.

  • Alternancia heteróclita: Se produce cuando el tiempo verbal forma raíces completamente diferentes. Esta irregularidad se presenta en el verbo Ser e Ir, ya que cambian los tiempos y cambia completamente la palabra.

Ejemplos verbos irregulares
Caer, elegir, morir, nacer, pedir, pensar, decir, acostar, freír, dormir, mostrar … entre otros

Guardado en General